¿Qué son los Kéfir y cómo nos ayudan a depurar?

enero 06, 2016 6 Comentarios

Muchas veces me han preguntado que son esos “bichos” que tengo flotando en agua en mi casa o que “vino blanco” especial estoy tomando, y siempre, cuando respondo que se trata del kéfir de agua me miran con cara de extrañeza y yo entro en la misión de explicar que es, ojalá rápidamente, para no aburrir a nadie. No se trata de incorporar rarezas a nuestra vida, sino que se trata de volver a antiguas y milenarias técnicas de depuración y nutrición, para retomar el control de nuestra propia salud y bienestar. Es por eso que en esta oportunidad les voy a contar un poco más de esta “bebida”, para que empiecen a hacer sus propios cultivos y sigamos en esta ardua tarea de eliminar los procesados de nuestras vidas. El kéfir, “bendición” en turco, ha sido considerado desde la época de los antiguos sahumerios como “elixir de salud y larga vida”, siendo capaz de regenerar y equilibrar el ecosistema de nuestra flora intestina, entre otros beneficios que estaremos revisando. Tradicionalmente los nódulos de kéfir se generaban al cuajar la leche fresca en cántaros de madera, obteniendo una leche kefirada de sabor agradable y con múltiples beneficios. A falta de leche, a veces usaban agua azucarada El kéfir es un alimento probiótico, por lo que aporta microorganismo benéficos para nuestro intestino, estimulando el crecimiento y la actividad de las bacterias de la flora intestinal, generando así un balance óptimo para nuestra salud. Puede cultivarse en diferentes medios: leche de animales, agua, leche de semillas, infusiones de hierbas, jugo de uvas u otras frutas con alto contenido de azúcar. El que tiene mayores beneficios para nosotros es el kéfir de agua, lo podemos consumir con mayor libertad (hasta tres litros diarios), lo podemos tomar junto con nuestras comidas, facilitan la digestión y sus azúcares llegan a la sangre de manera equilibrada. Además, hoy en día, que tenemos lácteos pasteurizados, no recibiremos los beneficios de una leche fresca, por lo que se hace más complejo cultivar los nódulos en este medio. El kéfir desintoxica, regenera la flora intestinal benéfica, ayudándonos con la digestión y asimilación de los nutrientes que comemos, y combatiendo la presencia de microbios patógenos en el intestino, además estimula las defensas naturales, es antiviral, antifúngico y antibiótico. Es muy recomendado para las enfermedades de tipo nervioso, úlceras internas, resfríos y bronquitis, esclerosis, problemas de vesícula, hígado y riñones, enfermedades del estómago e intestinos, diarreas, divertículos, estreñimientos, inflamaciones, leucemia, anemia, dermatitis, acné y otras. Además, es un excelente isotónico cuando hace mucho calor y hemos realizado mucho deporte… Así que a olvidarse de los isotónicos que venden en los supermercados y a cultivar sus propios nódulos de kéfir! Cómo cultivar el kéfir de agua: En un recipiente de vidrio de boca ancha poner los nódulos de kéfir (para que sepan bien las cantidades lo explicaremos todo en base a 3 cucharadas de éstos), ideal en una bolsita de tul o gasa, ya que así el proceso de colado y cambio de agua resulta más fácil. Agregar 50 grs de azúcar, ideal azúcar mascabo o panela (5 cucharadas soperas colmadas). El azúcar estimula el trabajo de los nódulos y activa el proceso de fermentación. Cuando lo tomemos, el sabor azucarado prácticamente habrá desaparecido (si los nódulos están trabajando bien). Además, agregamos dos higos secos en trozos (pueden reemplazarse por dátiles, pasas u oras frutas secas), que van a neutralizar la fermentación alcohólica y dar sabor a nuestro kéfir. Por último, añadimos ½ limón entero, bien lavado y 1 litro de agua purificada. Es importante que el frasco que utilicemos tenga una capacidad mayor al líquido que pondremos dentro, ya que debemos dejar 1/3 del recipiente vacío, el aire cumple un rol importante en la fermentación. Revolvemos con cuchara plástica o madera (evitar el metal), tapamos el frasco con un género y elástico, y lo dejamos reposar, sin que le llegue luz directa, durante 24 hrs, luego revolvemos y vuelve a reposar 24 hrs más. Después de eso sacamos los nódulos, colamos el líquido, le exprimimos el limón y esta listo para tomarlo. Se puede guardar en el refrigerador. Al ver que nuestros nódulos van creciendo, podemos darnos cuenta de que nuestra forma de cultivar va bien. Y si queremos un líquido más burbujeante debemos cultivarlo con tapa, pero siempre con ese espacio de aire dentro del frasco. No se pongan a tomar kéfir como locos porque sus beneficios aparecen por el consumo moderado y persistente… La invitación entonces es a ser constantes y empezar desde ya a conseguir sus nódulos de kéfir!! - Info rescatada del libro de Néstor Palmetti “Nutrición depurativa” -



6 Respuestas

Carolina
Carolina

julio 11, 2017

Yo quiero como los cnsigo?

Fernanda
Fernanda

julio 11, 2017

Y dónde se compran los nódulos?

Ana María Riquelme García
Ana María Riquelme García

julio 11, 2017

¿Que relación tiene el “kefir” con los llamados " lactobacilos " con los cuales preparamos yogurt en casa?
Gracias

jugos
jugos

julio 11, 2017

Tenemos unos pocos en La Prensa, deshidratados de Prama. Llámanos.

jugos
jugos

julio 11, 2017

Llámanos.

jugos
jugos

julio 11, 2017

Tenemos unos pocos en La Prensa, deshidratados de Prama. Llámanos.

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

¿Por Qué Jugos Verdes (o de verduras)?

agosto 17, 2016 1 Comentario

Ver artículo completo →

Propiedades del Coco + Receta

agosto 09, 2016

Se dice que es una fruta tan nutritiva que tiene algunas sustancia que sólo encontramos también en la leche materna...

Ver artículo completo →

¿Qué hacer con la fibra de tu leche de almendras?

julio 15, 2016 1 Comentario

Es genial hacer leches vegetales en tu slow juicer, pero qué pasa con los restos de fibra que deja?? Los botas? o los aprovechas de otra forma?

Ver artículo completo →