Pequeños Cambios

noviembre 06, 2015

  Decidirse a hacer un cambio drástico en la vida siempre cuesta, aunque estemos absolutamente convencidos de que es un bien para nosotros y/o para los demás.

Por eso, yo creo que es mejor ir proponiéndose pequeñas metas.

 

  Hace unos 6 años dejé las carnes rojas y todo lo que derivara de éstas, lo hice por mi bien, tengo el colesterol alto por herencia familiar y es un deber cuidarme.

  Un par de años después fueron los lácteos, con numerosas recaídas (sobre todo de la índole chocolate-manjar) y hace más de un año y medio eliminé las otras carnes y empecé a privilegiar los alimentos crudos por sobre los cocidos (frutas, verduras, semillas, frutos secos y germinados).

  Siempre hay que estar abierto a hacer pequeñas excepciones y no ser tan estrictos en estos procesos.

 

  No me parece que haya que estresarse con los cambios alimenticios, si son para bien, y de a poco vamos viendo como nuestro cuerpo responde favorablemente, podemos partir por pequeños detalles… Los invito a elegir alguno (o varios), y proponérselo como meta durante un mes o dos meses, y luego de a poco ir agregando otros.

 

-   Hacer ejercicio. Una caminata de treinta minutos diarios nos ayudará para comenzar el día con otra disposición, con el cuerpo más liviano y la mente más despejada. Es el momento para estar en silencio, poner en orden nuestras ideas y tomarnos un tiempo para respirar conscientemente.

-   Tomar mucha agua purificada, para hidratar y desintoxicar constantemente nuestro cuerpo. Evitar las bebidas y jugos envasados, llenos de colorantes, endulzantes y saborizantes, que sólo vienen a interrumpir el normal funcionamiento de nuestro cuerpo.

-   Cambiar el azúcar por endulzantes de origen natural, como el azúcar de coco, de caña o la miel. Yo, en general, no endulzo las agüitas calientes ni los jugos, pero en las preparaciones crudiveganas dulces prefiero el azúcar de coco.

-   Tratar de optar por las verduras y frutas en su estado más natural, maduras, ojalá de temporada y sin cocer. Es decir, tal y como la naturaleza nos entrega los alimentos.

-   Empezar el día con una vaso de agua limpia y tibia, con el jugo de medio limón recién exprimido. Esto nos ayudará a limpiar el organismo y dejarlo a punto para comenzar de la mejor manera.

-   El último cambio que les dejo por hoy es el de optar por un jugo de frutas y verduras en la mañana, en vez de su desayuno habitual. Yo sé que para muchos es muy difícil, pero van a notar las diferencias. Van a sentir el cuerpo más enérgico, con más vitalidad, su digestión va a mejorar enormemente, el pelo, la piel y las uñas se verán beneficiadas también. Y muchos cambios que ustedes irán descubriendo.

 

 

La invitación está hecha! A elegir los cambios y desafiarse a ustedes mismos!





Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

¿Por Qué Jugos Verdes (o de verduras)?

agosto 17, 2016 1 Comentario

Ver artículo completo →

Propiedades del Coco + Receta

agosto 09, 2016

Se dice que es una fruta tan nutritiva que tiene algunas sustancia que sólo encontramos también en la leche materna...

Ver artículo completo →

¿Qué hacer con la fibra de tu leche de almendras?

julio 15, 2016 1 Comentario

Es genial hacer leches vegetales en tu slow juicer, pero qué pasa con los restos de fibra que deja?? Los botas? o los aprovechas de otra forma?

Ver artículo completo →